Hay múltiples formas de producción y comercialización de productos alimenticios, pero podriamos agruparlas en dos grandes ramas,  las industriales y las artesanales.

La fabricación industrial esta orientada básicamente a la masificacion de los productos, apuntando exclusivamente a una optimización de beneficios económicos en desmedro de la calidad de lo ofrecido. Esta es la razón por la que destinan cifras millonarias a packaging y marketing, justamente para ocultar las deficiencias del producto y poder venderlos mas fácilmente apelando a condicionar el sentido del consumidor.

Por el contrario, la fabricación artesanal apunta a cuidar los procesos productivos en todas sus etapas, utilizando procesos naturales, sin agregados sintéticos, ni conservantes, ni estabilizantes, ni saborizantes químicos, confeccionando productos de mucha mejor calidad, con sabores y aromas mas originales e intensos, texturas mas firmes y homogéneas, con optimas cualidades alimenticias y nutricionales, conformando productos mucho mas benéficos para la salud.

Por este motivo, al no estar orientada la producción a su masificacion, no es un objetivo primordial la inversión en marketing y por lo tanto muchos de estos productos son poco conocidos por las grandes ciudades, cuyo mercado es acaparado por las grandes productoras exclusivamente.

Esta es la idea de crear “Los Almendros”, la de poder llevar productos de altísima calidad directamente desde el productor al consumidor, sin intermediarios, ni cámaras frigoríficas, ni pasos que alteren la calidad de los productos ofrecidos.

Por eso nuestra consigna es “HAY QUE PROBARLOS”