La miel orgánica proviene de apiarios situados en diversas partes del pais, de acuerdo a su tipo de produccion.
Los campos en donde se encuentran las colmenas y 3 km a la redonda de los mismos (distancia máxima estimada que puede volar una abeja), son tierras controladas y certificadas durante un mínimo de tres años como libres de agrotóxicos y cualquier otra sustancia que afecte la producción natural de nuestra miel.
El manejo de las colmenas se hace siguiendo los estándares internacionales establecidos por las certificadoras orgánicas, siguiendo un principio homeopático de control y curado de las colmenas, asegurando de esta manera la inocuidad y la naturalidad del producto.